Cómo evitar los 4 riesgos más comunes en la compra venta online entre particulares

El éxito de la compra venta online reside en la comodidad de adquirir productos sin necesidad de desplazarse, sin hacer colas y a tan sólo un par de clics desde cualquier lugar y en cualquier momento. La posibilidad de comparar artículos y tomarnos el tiempo que necesitemos para tomar una decisión sin que el vendedor nos presione, lo han convertido en el principal mercado de los internautas.

Hasta ahora, mucho se ha hablado de los fraudes que se cometen en la compra venta online de artículos de segunda mano y cuáles son las formas de timo más habituales. Sin embargo, existen otros riesgos muy comunes en este tipo de transacciones que debemos tener en cuenta. Dese Tripacto, único método que permite comprar y vender con seguridad productos de segunda mano entre particulares incluyendo el pago y transporte, explican los 4 principales y cómo evitarlos:

Compras desde el Smartphone: cuando hablamos de compra venta online, no nos referimos únicamente a la compra desde un PC, sino también desde dispositivos móviles. De hecho, el 75% de los propietarios de teléfonos inteligentes utilizan sus Smartphone para realizar las compras, sin embargo, puede implicar unos riesgos de los que no solemos ser conscientes. Solemos realizar estas compras en momentos de distensión, tiempo libre o, incluso, cuando estamos en una cafetería, parques o restaurantes, ahí es dónde hay que vigilar; “debemos tener especial cuidado en los puntos públicos de acceso a WiFi puesto que si la red no es segura, la información de pago podría verse comprometida” afirman desde Tripacto.

Pagar con tarjeta de débito: el principal y riesgo más común son los métodos de pago. Además de las recomendaciones ya conocidas por todos como asegurarse que las páginas web desde donde se hacen las transacciones sean seguras, corroborar la identidad del vendedor o comprador y no adelantar el dinero. A la hora de hacer el pago es preferible utilizar las tarjetas de crédito antes que las de débito, puesto que los “pagos con las tarjetas de crédito pueden ser retenidos si el banco tiene alguna sospecha de fraude o de que la tarjeta ha sido robada. Pero con una tarjeta de débito el cobro va directamente a la cuenta bancaria del comprador”, asegura Albert Buira, socio de Tripacto

Quedar con desconocidos: en la compra venta de artículos de segunda mano entre particulares, uno de los principales riesgos es tener que quedar con personas desconocidas a la hora de hacer el intercambio. En estos casos, desde Tripacto aconsejan usar plataformas que lo gestionen por ti sin necesidad de desplazarse “gracias a nuestro acuerdo con Nacex ofrecemos a nuestros clientes el transporte de los artículos para que no tengan que desplazarse ni encontrarse con desconocidos”. En el caso de que la distancia sea corta y no requiera de transporte, se recomienda ir acompañado de otra persona.

Veracidad de la plataforma: es fundamental corroborar que las páginas desde las que hacemos las compras online son verdades, por ellos, es importante fijarse en que “comience con https:// o tengan un candado, el color de dicho candado habla de la autenticidad del certificado. Cuando es rojo indica que ha caducado o es falso, si es amarillo significa que no se puede verificar su autenticidad, el blanco indica una validación normal y el verde una validación ampliada”, explican desde Tripacto.