El 45% de los españoles no pudo afrontar el pago de reparaciones en su hogar

Para muchos españoles afrontar el pago de reformas o reparaciones en su hogar fue imposible en 2015, según se desprende de una encuesta realizada entre los usuarios de Zaask, plataforma de contratación de servicios de proximidad. El 45% de los consultados reconoce que tuvo que dejar de llevar a cabo alguna reparación por no poder sufragar los gastos, razón por la que 4 de cada 10 afirman que prefieren buscar profesionales por internet para obtener presupuestos más competitivos al considerar que los precios de algunos servicios de reformas y reparaciones son demasiado elevados.

En cuanto al dinero destinado a las reformas y reparaciones de las viviendas durante el pasado año, el 88% asegura que gastó menos de 1.000 euros y, de éstos, el 41% no superó los 300 euros. Para este año, las cifras son similares ya que un 78% afirma que no piensa reformar su hogar aunque al 42% le gustaría hacerlo. Además, el 49% que sí tiene planeado destinar dinero a su hogar cuenta con un presupuesto inferior a 1.000 euros. Luis Martins, co fundador de Zaask, añade que “al 51% de los encuestados les gustaría destinar hasta 5.000 euros de presupuesto para reformar sus viviendas sin embargo sólo el 36% dispone de este capital”.

Por otro lado, los servicios más caros para el 50% de los usuarios son los trabajos de fontanería, seguidos de las labores de carpintería (18%) y pintar la vivienda (12%).

Principales problemas en los hogares españoles

La mala distribución del espacio es el principal problema que encuentran los españoles en sus viviendas (42%). Aunque también destacan las humedades en paredes y/o techos (23%), los problemas en las instalaciones de luz, agua o gas (21%) y el mal cerramiento de puertas y/o ventanas (14%). Sin embargo, la reforma que más desean hacer los usuarios es reformar el baño, luego la cocina, cambiar el color de las paredes y, por último, modificar el espacio.

Quizás por todas estas reformas, el 57% de los españoles reconoce que le gustaría cambiar de domicilio aunque el 51% asegura que no podrá hacer realidad su sueño porque su economía no se lo permite.