El 63% de los estudiantes se ha planteado retrasar sus estudios universitarios por el precio de las matrículas

Con la llegada de los últimos exámenes y la prueba de acceso a la universidad, miles de estudiantes españoles comienzan a buscar carreras y universidades en las que continuar sus estudios. Sin embargo, el precio de las tasas universitarias y los costes de trasladarse a otra ciudad para poder estudiar la carrera deseada han hecho que el 63% de los estudiantes se haya planteado retrasar su ingreso en la Universidad.

Los datos recogidos a través de una encuesta realizada por www.uniplaces.com portal de alojamiento para estudiantes internacionales, en Aula Madrid muestran además que el 76% de los encuestados está preocupado por el precio de estas tasas, asegurando que se trata de uno de los principales factores a tener en cuenta a la hora de elegir carrera y universidad.

Estudiar el primer curso de una carrera universitaria hoy en día en España supone un gasto medio de 1.110€ al año, lo que sitúa a España como el noveno más caro de la UE y de 37 países del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), según un análisis publicado por CCOO. En cuanto a los máster, el mismo estudio revela que el precio medio ronda los 2.020€, el octavo más caro, y destaca que España es uno de los cuatro territorios, junto a Bosnia, Croacia y Rumanía, en los que el gobierno no otorga préstamos, beneficios fiscales ni ayudas familiares a los estudiantes, por lo que el acceso a la universidad es aún más difícil.

Además, el 59% de los encuestados por Uniplaces considera que las Universidades españolas no están al mismo nivel que sus homólogas europeas. Por lo que si a esto le sumamos las trabas económicas para algunos jóvenes es más rentable estudiar en el extranjero que en nuestro país. En este sentido, el 91% de los encuestados se plantea realizar al menos un año en una universidad fuera de nuestras fronteras.

Por otro lado, acceder a los estudios universitarios incluye otro tipo de gastos elevados como material, traslado de ciudad, transporte…razón por la que el 62% tiene planeado compartir piso en vez de pagar una residencia universitaria. Además, la gran mayoría afirma que para compensar estos gastos quieren buscar un empleo, aunque el 65% asegura que las oportunidades de trabajo siguen siendo muy escasas en España.

Todos estos problemas hacen que muchos estudiantes se muestren negativos y confundidos respecto a su futuro como estudiantes universitarios. Además el 60% de los consultados no creen siquiera que un cambio de gobierno pueda solucionar el problema de las matrículas españolas, por lo que decidir que carrera cursar y dónde hacerlo se ha convertido en un quebradero de cabeza para muchos.