El realismo social, la tendencia que está cambiando la publicidad

Un estudiante de erasmus conduciendo un Lamborghini o David Beckham eclipsado por cientos de modelos figurantes en un anuncio de H&M. Estos son sólo algunos ejemplos de cómo las grandes marcas eligen cada vez más, perfiles más próximos y realistas para hablar de sus productos. Es lo que se conoce como realismo social, una tendencia que se define como el intento de las marcas por captar a los consumidores tal y como son y hacerlo además en su hábitat natural. Algo que la agencia Sonder People ha sabido aprovechar, pues desde su creación en 2014 se ha especializado en este tipo de perfiles realistas colocando a más de 1000 personas de la calle en 500 anuncios de marcas mundialmente reconocidas.

Según diversos estudios, al 70% de los telespectadores les genera más confianza ver a personas que podrían ser nuestros vecinos ofreciendo información de un producto que ver al famoso o modelo de turno. Marina Muñoz Fortuny es la responsable de Sonder People en Barcelona, su misión: buscar gente auténtica y carismática con la que los consumidores puedan sentirse identificados. “Todos conectamos más rápidamente con aquello que nos sentimos identificados, con lo que nos resulta familiar o que despierta algo en nosotros. Las grandes marcas se han dado cuenta que, para determinados productos, las personas de a pie generar una empatía por parte del consumidor mucho más fuerte de lo que podría generar un modelo convencional” comenta Fortuny.

Este cambio en la publicidad empezó hace una década y su razón principal es la segmentación de audiencias y el auge de las redes sociales. Alejandro Gil es director de casting en Lane Casting, trabaja codo con codo con marcas, productoras y agencias como Sonder People, “Antes las marcas planificaban una única campaña millonaria para televisión, ahora la segmentación de las audiencias les obliga a hacer muchas campañas con menos presupuesto pero focalizadas a un target concreto y por tanto necesitan perfiles de gente no profesional. Además a raíz de la proliferación de las redes sociales e Internet, los anuncios son más cortos y apenas duran unos segundos, con lo cual el acting requerido es mínimo” explica Alejandro.

En un contexto como éste, agencias como Sonder People son indispensables para cubrir la necesidad de gente autentica que tienen las marcas. Ellos son los que reclutan a pie de calle dando la oportunidad de protagonizar anuncios a gente que seguramente antes ni siquiera se lo había planteado. Actualmente, ya ha reclutado a más de 400 personas de Barcelona y alrededores. “Nosotros creemos en una publicidad inclusiva donde los anuncios estén protagonizados por personas que nos inspiren a convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos y a querernos más en lugar de incitarnos a aspirar ser como otros” explica la responsable de Sonder Barcelona.

Sin embargo, y aunque el realismo social sea una tendencia en alza, el 90% de los anuncios de grandes marcas siguen siendo protagonizados por modelos y actores profesionales. “Sí que hay una alta participación de la gente de a pie en personajes secundarios y figuraciones especiales, pero la mayoría de los protagonistas siguen siendo profesionales. Las marcas que más nos piden casting de gente ‘real’ son generalmente marcas cuyo producto va destinado a un target joven como redes sociales, bebidas, marcas deportivas, telefonía, etc” explica Alejandro Gil.

No es casualidad que la mayoría de los proyectos en los que ha participado Sonder People pertenezcan a esos sectores. Estos anuncios de Vodafone, Ikea o Renault han sido protagonizados por sonders. Gente que nunca había pensado en participar y mucho menos en protagonizar anuncios de televisión. Y es que cualquiera que se sienta especial puede probar su suerte con Sonder People. “Además de vivir una experiencia única, la gente puede ganar un dinero extra y aunque los números varían mucho dependiendo de factores como la marca, la visibilidad de la campaña, los medios en los que aparecerá, el  número de países, se pueden llegar  a cobrar miles de euros por anuncio”, concluye Marina Muñoz.

El proceso de inscripción es rápido y sencillo, sólo hace falta un ordenador, un móvil con cámara y 0 complejos. La primera fase se hace a través de la página web. Tan solo hay que dar los datos personales, contestar a una serie de preguntas como qué hobbies tiene, subir un par de fotos, un pequeño vídeo y listo. A continuación y en menos de dos días, el head booker se pone en contacto con los candidatos que pasen el primer filtro. Una vez pasado el primer filtro, solo queda esperar a que haya algún casting en el que se necesiten perfiles como los de los candidatos.