Las 5 graduaciones más singulares del mundo

Finalizar una carrera universitaria y abandonar la vida estudiantil es sin duda motivo de celebración en prácticamente todo el mundo. Las ceremonias de graduación simbolizan el fin de una etapa y el comienzo de una nueva aventura en la vida profesional. Sin embargo, dependiendo del país en el que nos encontremos, estas pueden ser mucho más que una simple fiesta de fin de carrera.

Desde la tradicional graduación de doctores de la Universidad de Salamanca hasta las tradiciones japonesas más extrañas, Uniplaces.es, servicio de alojamiento para estudiantes universitarios, ha elaborado un recorrido por las cinco ceremonias de graduación más curiosas del mundo:

Universidad de Coimbra (Portugal): Al entrar en la universidad de Coimbra cada estudiante recibe una cinta (fita) con el color representativo de su carrera. Sin embargo, una vez finalizados sus estudios, los estudiantes se reúnen un día del mes de mayo a medianoche y queman todas las cintas (queima das fitas), marcando así el comienzo de las celebraciones y desfiles de graduación. Se trata de una de las tradiciones universitarias más antiguas y actualmente se realiza en diversas universidades portuguesas.

Universidad de Salamanca (España): la Universidad más antigua de nuestro país cuenta con una de las ceremonias más solemnes de investidura de nuevos doctores. La celebración, que coincide con la festividad de Santo Tomás de Aquino, consiste en un vistoso cortejo de profesores y autoridades que entran en el Paraninfo tras un pequeño recorrido, por el claustro de las Escuelas Mayores, que va precedido de un grupo de música con chirimías. Durante el acto, en latín, los padrinos imponen las insignias, birretes y anillos a cada doctorando cuyo color depende de la Facultad en la que se doctoren. Tras esto, se pasa el libro abierto y el libro cerrado de uno a otro doctorando, se realiza un juramento y se le impone una medalla.

Facultad de Artes de Kanazawa (Japón): Durante la ceremonia de entrega de títulos de esta Facultad de Artes japonesa, los estudiantes pueden acudir vestidos como deseen. Sin embargo, al tratarse de verdaderos artistas, la gran mayoría deja fluir su imaginación y elabora atuendos de lo más extravagantes y sorprendentes, por lo que la graduación se parece más a un carnaval que a una ceremonia universitaria.

La tradición noruega de los russ: En Noruega las celebraciones de graduación que más llaman la atención no son las universitarias, sino las russefeiring, la graduación de los estudiantes de secundaria. Es una fiesta tremendamente alocada en la que los alumnos alquilan autobuses enormes con equipos de sonido mientras recorren la ciudad vestidos con los colores nacionales y compiten por “el mejor autobús” del año.

Universidad de Padua (Italia): En Padua, como ocurre de forma similar en el resto de Italia, la ceremonia de graduación es una ocasión perfecta para organizar pequeñas humillaciones públicas. Los recién graduados reciben tomaduras de pelo y bromas pesadas tanto de sus familias como de sus amigos, aunque todo se realiza en un ambiente desenfadado y divertido en el que tanto los graduados como el resto de los estudiantes disfrutan del final del curso.