Los 5 peores momentos para romper

Terminar una relación siempre es un momento difícil pero hay quien elige los momentos más inoportunos para hacerlo. Según diversos estudios, el día después de San Valentín es una de las fechas en las que más parejas se separan pero existen otros momentos que deberían evitarse para que la situación no sea aún peor. Uniplaces, portal de reserva de alojamiento para estudiantes internacionales, explica las 5 peores situaciones para dejar a tu pareja cuando eres estudiante.

Época de exámenes: son semanas difíciles en que las emociones, los nervios y el estrés invaden a los estudiantes de cualquier universidad, lo que resulta una combinación de sentimientos demasiado vulnerable para cualquiera. “Si realmente aprecias a tu pareja y quieres lo mejor para ella, no la desestabilices en unos días tan importantes”, puntualizan desde Uniplaces.

En una fiesta: es un momento divertido, eufórico y agradable, por lo que no es la situación ideal para hacer pasar un mal rato a tu pareja. Aprovecha otros momentos a solas en los que podáis hablar cómodamente, en lugar de un momento rodeado de amigos y buen ambiente dónde el objetivo es pasárselo bien.

Antes de una entrevista de trabajo: hoy en día encontrar un empleo es más difícil que encontrar pareja por lo que los candidatos suelen estar bastante más nerviosos que en su primera cita. Los nervios pueden sacar lo peor de uno mismo y éstos se acumulan los días y horas antes de la entrevista por ello si estás pensando en romper mejor espera a otro momento en el que la ruptura no tenga tantas opciones de acabar en una discusión.

El día de la graduación: sin duda es un día que todo estudiante recordará el resto de su vida. Es un día feliz, importante e irrepetible, se celebra el fin de una etapa pero como estudiante, no el de una etapa en pareja. Es uno de los peores días para romper porque no sólo una relación, si no también uno de los recuerdos más bonitos en la vida de un estudiante.

El día antes de irte de Erasmus: antes de empezar una gran aventura como es un Erasmus, déjalo todo bien atado porque los que sufren son los que se quedan. Si tienes decidido que el Erasmus lo quieres vivir en solitario, toma las decisiones con tiempo para que tu pareja se pueda hacer a la idea, no lo dejes todo para el último momento porque sólo conseguirás generar rencor, odio y tristeza en tu pareja.