Los españoles elegidos como los mejores compañeros de piso

Elegir piso no suele ser una tarea fácil pero si además hablamos de compartir, la decisión se vuelve más complicada. Decidir con quién convivir, especialmente cuando se va al extranjero, puede condicionar la comodidad y seguridad en el hogar. Sin embargo, parece que los estudiantes internacionales lo tienen bastante claro: los españoles son los mejores compañeros de piso.

Según una encuesta realizada por Uniplaces, portal líder de alojamiento para estudiantes internacionales, el 23% de los universitarios europeos elegiría vivir con españoles, mientras que sólo un 9% escogería a los alemanes o a los portugueses. Según Mariano Kostelec, co fundador de Uniplaces, “ya sea por el idioma, sus costumbres, la forma de vida o los horarios, los españoles parecen ser los preferidos para compartir vivienda. De hecho, algunos como los italianos, preferirían vivir con españoles antes incluso que con estudiantes de su misma nacionalidad”.

Por otro lado, según revela la encuesta, el 38% de los universitarios decide compartir piso para poder ahorrar dinero, ya que dividir el alquiler y las facturas puede suponer un ahorro de hasta 600 euros al mes. Sin embargo, el 57% asegura que, aun pudiendo permitirse una residencia o un piso individual, preferiría vivir acompañado, ya que se trata de una forma de conocer gente nueva, aprender idiomas y culturas e incluso sentirse más seguro. Es más, según los datos recogidos, el 49% de los estudiantes sólo dejaría de vivir con compañeros al mudarse con su pareja y no al acabar la carrera.

Causas principales de conflictos

Aun así, y pese a las ventajas de vivir con otros universitarios, los encuestados reconocen que también hay algunos inconvenientes en tener que compartir tu vivienda con gente desconocida. Y es que por muy divertidos que sean nuestros compañeros, soportar las manías de algunos puede terminar por desquiciarnos. De hecho, según revela la encuesta, la limpieza es uno de los temas más conflictivos a la hora de vivir con gente, seguido del robo de comida o el ruido.

Sea como fuere, la gran mayoría de universitarios europeos cree que irse a vivir con otros estudiantes es uno de los aspectos más relevantes cuando se accede a la educación superior. Se trata de una forma de emanciparse y aprender a ser más tolerantes, además de personas autónomas a la hora de gestionar el dinero y tiempo.

* Encuesta realizada por Uniplaces sobre una muestra de 1.200 estudiantes europeos