Los países anglosajones son los preferidos por los estudiantes españoles

Según una encuesta realizada por Uniplaces, Estados Unidos e Inglaterra son los destinos preferidos por los jóvenes españoles para estudiar. Así, 6 de cada 10 estudiantes nacionales prefieren trasladarse a algún país de habla inglesa antes que a otras regiones para continuar su formación. Según Mariano Kostelec, co fundador de Uniplaces “los países anglosajones se imponen claramente, con un 62% de elección, a otros lugares como Alemania, Francia e Italia, que en conjunto serían elegidos sólo por el 21% de los estudiantes”.

La encuesta también revela que el 82% de los jóvenes españoles tiene pensado continuar sus estudios o mejorar su formación fuera de nuestras fronteras y que el 94% considera que vivir, estudiar o trabajar fuera de España les ayudará en su carrera profesional. Además, sólo el 12% de los jóvenes consultados reconoce que se quedaría en nuestro país aún sin encontrar un empleo, un dato que contrasta con el 25% de los franceses que permanecería en su país aun estando en paro.

En este sentido, el 25% de los jóvenes de nuestro país han expresado también que su principal preocupación a la hora de marcharse al extranjero es no encontrar trabajo, un dato que revela “el peso que tiene para los españoles las posibilidades de encontrar un futuro laboral en el país de acogida”, señala Kostelec. También es relevante que un 23% tenga en cuenta la dificultad del idioma del país al que piensan marcharse y “quizás por eso eligen países de habla inglesa ya que es el idioma que mejor conocen aunque en un principio no lo lleguen a dominar”, finalizan desde Uniplaces.

Además, en relación al dato anterior, el 42% de los jóvenes españoles elige destino en base a las ofertas de empleo que puede encontrar y un 26% tiene en cuenta la calidad de vida que existe en cada país para tomar su decisión. Kostelec afirma que “los resultados demuestran que los españoles son los jóvenes más preocupados por su futuro laboral de toda Europa ya que el resto de estudiantes europeos consultados antepone la calidad de vida que puedan tener en los países de destino a las oportunidades de empleo que ofrece cada uno de ellos”.