Más de 2.000 socios denuncian que el Real Madrid no les permite hacer uso de sus abonos

Tras la incautación, el pasado 13 de febrero por parte de la Policía junto con miembros del Real Madrid, de más de 2.000 abonos muchos socios acusan al Club de querer enriquecerse por partida doble con dichas acreditaciones. Según algunos afectados “el club blanco quiere convertirse en la única entidad con posibilidad de vender las localidades cuando éstas no van a ser usadas por sus propietarios, obligándoles a obtener como beneficio un descuento del 35% en la compra del próximo abono mientras el Real Madrid logra el 65% del efectivo de la venta”.

Los abonados denuncian que “de esta manera el club cobraría no sólo el dinero que paga el abonado sino, también, el precio del asiento que éste no va a usar en un determinado partido ya que dicha entrada sería puesta a la venta por el club y de esa venta se quedaría el 65% del precio total”. Así, es el propio Real Madrid quien controla la reventa de entradas.

Para reclamar sus derechos los afectados se están organizando en una “Plataforma en defensa del socio” liderada por las firmas de abogados CONLEY/AD&LAW, especializadas en reclamaciones colectivas, con el objetivo de ejercer una acción conjunta y coordinada para dar solución a esta cuestión, propiciando reuniones con la directiva del Club o, llegado el caso, defender los intereses de los abonados ante los Juzgados de Madrid.

Según la normativa del club merengue los abonos son transferibles y los abonados no tienen la obligación de informar si ceden su acreditación ni a quién. Razón por la que éstos han multiplicado su enfado al descubrir que durante la apropiación de parte de estos 2.000 abonos llevada a cabo dentro del Estadio se presionó a quienes disponían de las acreditaciones sin ser los titulares a firmar un documento en el que se especificaba de quién era el abono y por cuánto dinero se adquirió.

El colectivo de abonados se está movilizando contra el Club ya que consideran que el Madrid hace negocio con los abonos pero no deja que quienes han pagado por ellos dispongan de él como deseen. Según los afectados lo que está prohibido por ley es la reventa callejera o ambulante pero ellos no realizan esa acción, sino que ceden sus abonos a otros particulares por lo que no ven ningún delito ni entienden que se les requisen sus acreditaciones.

Ahora mismo, miles de socios no pueden acceder al asiento por el que han pagado dentro del estadio Santiago Bernabéu a pesar de que el Club ya les ha cobrado el abono y, además, se les ha abierto un procedimiento sancionador por parte de la Comisión Disciplinaria. Una situación que podría llevar incluso a que el Club sancione a algunos de los abonados a pagar, sin disfrutar del abono, hasta un máximo de 6 temporadas según consta en el Reglamento de la Comisión de Disciplina Social.

Los afectados esperan poder alcanzar una solución con el Real Madrid antes de llegar a los tribunales pero aseguran que “están dispuestos a defender sus derechos como abonados y recuperar sus acreditaciones porque no están cometiendo ningún delito”.