Smartphones, paraguas y llaves son los objetos que más se pierden en un taxi

“Un día de estos pierdo la cabeza”. ¿Cuántas veces nos hemos repetido a nosotros mismos esta famosa frase? Las prisas, el estrés y los despistes provocan que nos olvidemos nuestros objetos personales por todos lados y los taxis son, sin duda, uno de los mayores almacenes de objetos perdidos. Para comprobarlo, Hailo, la app líder para pedir o reservar taxis, ha analizado los avisos sobre artículos olvidados que reciben de sus clientes a través de la aplicación y han observado que los despistes son muy habituales. De hecho, el pasado año, Hailo registró 1600 objetos perdidos en sus taxis. Si extrapolamos los datos de la compañía, el 86% de los usuarios de taxi pierden mensualmente algún objeto personal.

Cuando hablamos de utensilios de nuestro día a día, los teléfonos móviles son los peor parados. Tal y como han podido comprobar desde la compañía, el 32% de los objetos perdidos en los taxis suelen ser smartphones, especialmente por la tarde o de noche, cuando se ve menos y por lo tanto es difícil darse cuenta de si el móvil se cae en el asiento trasero. Aun así, resulta curioso que precisamente uno de los aparatos que más se utilizan en el día a día, sea el primero en perderse.

Los paraguas (19%), las llaves (14%) o los sombreros (7%) son también algunos de los peculiares objetos que olvidamos en los taxis, aunque no son los más extraños. Y es que entre las cosas más raras que han encontrado los taxistas de Hailo en sus coches, se incluyen un pollo asado, una caja de langostas, un disco firmado por Pink Floyd o, incluso, una dentadura postiza.

Conociendo el valor tanto económico como emocional que tienen todos estos objetos para los clientes, la aplicación de Hailo cuenta con un apartado específico, simbolizado con un icono de paraguas, de objetos perdidos, a través del cual los usuarios pueden enviar un mensaje instantáneo de cualquier artículo que se hayan olvidado en un taxi Hailo. Cuando el equipo de la app recibe la notificación, se ponen en contacto con el taxista que realizó el trayecto donde se perdió el artículo para tratar de recuperarlo y devolvérselo a su propietario. “En Hailo nos preocupamos por la seguridad y la comodidad tanto del conductor como del pasajero, y nos gusta crear relaciones de confianza y fidelidad en el ámbito urbano”, señala Mar Pallàs, directora general de Hailo Barcelona.

De esta forma los clientes se sienten más seguros y en confianza, por lo que incluso en algunos casos han llegado a ofrecer dinero y bombones a los taxistas que les devolvieron sus pertenencias. De hecho, según los taxistas de Hailo, algunos clientes lloran cuando recuperan sus pertenecías o les invitan a una cena.  Y es que nada da más alegría que encontrar algo que creíamos perdido.